Yo, Alejandro. Soliloquio

Buscando mis raíces literarias, desempolvo una de mis novelas, “Yo, Alejandro”, y me encuentro este Soliloquio de Alejandro en el comienzo de la segunda parte de las dos en la que se divide la obra. Han pasado muchos años, y me planteo , al leerlo,  si hoy estoy de acuerdo con Alejandro en todo lo que afirma y en todo lo que duda. Alejandro fue un personaje muy querido por mí, al que le pronostiqué un largo recorrido. Luego que se quedó varado en mi antigua WEB, llegué a la conclusión que en el campo de la ideas universales, la anomia obliga al individuo aislado a buscar sus propios recursos epistemológicos para calmar su inquieto espíritu. 

En algunas cosas que aquí se dicen, sigo estando de acuerdo, en otras tengo mis dudas, rechazo frontalmente otras; en definitiva, yo sigo siendo José , el autor, y Alejandro el personaje. Digo esto, para que este soliloquio que extraigo de la obra y pongo a disposición de mis pacientes lectores, no sea tomado como una exposición exhibicionista de mi pensamiento. Sirva, pues, para el debate general de las ideas que contiene.

***

Quiero tomarme tiempo para reconducir el proyecto que, de forma tan simple y abrupta, Ana lo ha puesto en entredicho y tambaleante. En realidad, yo mismo me había dado un tiempo breve, como no podía ser menos, para determinar la importancia de un empeño que siempre me pareció imposible, y un tiempo un poco más dilatado para lo que sí estoy seguro que puedo conseguir, aunque tendré que definirlo. Porque, me he preguntado, claro está, ¿qué objeto tiene buscar la verdad? ¿Existe y qué es la verdad? El hombre, siempre, se ha conformado con medias verdades o se ha inventado completas mentiras para procurarse felicidad, paraísos artificiales, destinos más allá de su muerte o, simplemente, tranquilidad para su inquieto espíritu. Gracias a ello vive o malvive el día a día, sin los previsibles grandes desasosiegos que tendría de haberse aproximado al abismo de lo inexplicado, que por tantos y tantos siglos se ha estado preguntando. Esa condición del hombre ante su trascendencia, parece ser la conducta universal, salvo para unos pocos que se arriesgaron a bucear en ella y que debieron, como nadie, sentir el ahogo de su espesa contextura. En algo no había pensado hasta ahora: a las células les debe repeler el encuentro con la verdad y, o la ocultan celosamente, o carecen de medios para conocerla.

Continuar leyendo “Yo, Alejandro. Soliloquio”

Mañana 18 de 2018

 

Preparaos, queridos. Mañana, según todos los augurios, 18 de 2018, algo muy jodido va a suceder a este insignificante mundo. Variadas son las hipótesis, pero con un nexo común: no estamos solos en el Universo.

Parece verosímil que si algo terrible le va a suceder a la humanidad, el ejecutor no puede ser la casualidad, tampoco la propia y lenta acción del hombre; ésta tendría que venir de otro mundo. Y si ese mundo ha sido capaz de llegar hasta aquí y su tarjeta de visita ha sido destruirnos, sólo se entiende si nos han estudiado previamente y han concluido que somos unos bichos dañinos, que podemos extender nuestra ponzoña más allá de nuestro mundo con esos envíos sépticos al Universo profundo, diciendo que lo hacemos en nombre de la ciencia. Nos verán como nosotros vemos los insectos que, en forma de plagas, arruinan nuestras cosechas, que nos transmiten enfermedades incurables con fin de muerte. Y esos seres, encargados de evitar que el insecto hombre se salga con la suya, nos deben destruir sin dejar ni un espécimen hombre-mujer para experimentar hasta crear una especie que no sea peligrosa. Saben, o deben saber, que el ser humano en sus orígenes fue mal diseñado, que lleva en sus genes lo que la Biblia dice: Dios los creó perfectos,  (Adan y Eva), pero se olvidó de un detalle: la ambición. Dios, que debía estar entretenido en muchas cosas, ahí la cagó (bueno, lo dice de otra forma, pero no recuerdo su literalidad)

En fin amigos, familia, curiosos que caéis en mi blog y abrís por este post: Tomaos esto en serio, quizá los predictors se equivoquen de fecha, pero sería buena ocasión para plantearnos si nos creemos los reyes de la creación o sólo somos una plaga de bichos dañinos que otros, de otros mundos, han decidido fumigarnos. Si en un arrebato de humildad concluís en esto último, no desesperéis, con las cucarachas no podrán, hay más de 200 especies, alguna con forma humana; el mundo no será enteramente suyo.

Así fue

Eras muy joven. Acababas de asistir a unos ejercicios espirituales, no por tu voluntad, porque por entonces ya eras algo escéptico. Debió ser por la verborrea de aquel cura que hablaba transpuesto del pecado y de su castigo, del infierno, que te sentiste sobrecogido y culpable. El caso es que hasta te vi arrodillado con los brazo en cruz en señal de penitencia.

Continuar leyendo “Así fue”

Recuerdos de familia

Año dos mil y pico. La familia, que un día estaba en proximidad, se fue alejando cual diáspora en busca de nuevos horizontes. Un día cualquiera, recibí una carta de un primo. No la esperaba, yo no recordaba. En esa carta habla, especialmente, de mí. Yo era el primo mayor de la familia; él debía ser el más pequeño. Yo era ya un joven que había superado la pubertad y él aún un niño que quería ser como yo.

Han pasado muchos años. Su carta se me apareció repasando el fondo de armario de mis documentos. El título en un documento .doc no decía nada que me indicara el contenido. Lo abrí por ver si merecía quedarse o o ir a la papelera. Lo leí y medió cierta pena. Aquella carta fue la última que me cruce con mi primo. Debió aceptar mis pocas ganas de reanudar los contacto, aunque fuesen epistolares. Hoy no sé qué es de él. Sinceramente no quiero saberlo; no se justifican años de silencio, de ignorarnos.

Traigo la carta a este blog por si me escudriña todavía  y en homenaje a un tiempo vivido, con pocas ganas, si soy sincero.

Lea carta y mi respuesta decían:

Continuar leyendo “Recuerdos de familia”

¿Las matemáticas dan respuesta a todo?

 

Tenía 80 años y le dio por, en el tiempo que le quedara para nuevos cumpleaños, intentar profundizar en los secretos de la vida, del universo y, los más prosaicos como el amor, la amistad, la riqueza, el éxito profesional, términos estos que él consideraba vulgares por ser relativamente fáciles de alcanzar por el individuo. Pero nuestro hombre, que ya había tenido ocasión de reflexionar sobre todas estas cuestiones, sin llegar a conclusiones axiomáticas, creía que si llegaba a tener una idea clara sobre la vida y el universo, tendría la llave para penetrar en todos los demás cuestiones. Y sin pensarlo dos veces, se enfrentó a Google para encontrar, primero, por dónde empezar. Tenía la creencia que todo tiene sus claves para ser entendido, así que en este primer estadio del conocimiento, no debía despreciar todo aquello que le ofreciera el panorama epistomológico,  personificado en los lumbreras que en el mundo habían sido. A partir de ellos, o dando un rodeo, él sacaría sus propias conclusiones, eso sí, sin ánimo de compartirlas con nadie, pues no era nada vanidoso.

Continuar leyendo “¿Las matemáticas dan respuesta a todo?”

Es más de lo que dice

Se disponía  a recibir  el nobel que  le esperaba. Estocolmo le esperaba. Gente importante, el rey de Suecia le esperaba. iba a escribir su nombre   en el libro de la historia que le esperaba, de la literatura auniversal  que le esperaba. Y le esperaba la gloria, y todo lo que nunca había soñado le esperaba. Amaneció el día y pareció que era a él al que esperaba. La maleta le espèraba, sólo la maleta le esperaba. Nadie más le esperaba. O sí, un chófer de la embajada de Suecia le esperaba. Le llevaría al aeropuerto que le esperaba. En el embarque una joven rubia, seguramente sueca,  le esperaba.

Continuar leyendo “Es más de lo que dice”

Comunicado

Hola, jóvenes y jóvenas

En varias ocasiones,  amigos lector@s me indican que no encuentran la casilla para emitir un comentario. Esto sucede sólo si se entra en el blog utilizando el enlace www.josediez.com. Y esto es así porque, al igual que cuando se abre un diario, revista, etc. vemos en su página principal muchos títulos que tampoco llevan ese lugar donde los lectores manifiestan su opinión, y se tiene que abrir el artículo para que aparezca al final del mismo,  así si alguien entra en este modo en el blog, debe abrir el escrito picando en el título y aparecerá la casilla para comentar.

Cuando abrís un escrito que yo envío, en este caso la casilla para comentar sí aparece al final.

Un saludo pasao por agua; esto es el diluvio, y lo llaman Costa del Sol

 

Sophia

Es imposible especular haciendo prospectiva de la llamada inteligencia artificial. Escritores visionarios lo han intentado. Directores de cine, pensando en la taquilla, han lanzado al mercado sus films de ¨ciencia ficción¨, ciencia distópica, ficción utópica. El hombre cuando no puede crear futurible, imagina. Siempre hay alguien que es incapaz de imaginar más allá de su narices, y recibe asombrado el producto imaginado por otros dotados para hacerlo.

Yo acostumbro a tener  imaginación, de hecho hace muchos años (20) escribí una novela que titulé ¨La rebelión de los otros¨. Por entonces no se hablaba de los efectos colaterales del electromagnetismo. El argumento de mi novela (está en este blog) venía a escenificar esos efectos en el ser humano. Hoy,  la proliferación de aparatos electrónicos, antenas, pantallas de televisión y ordenadores, en realidad casi todo, emite ondas electromagnéticas. Pros y contras se explican a la sociedad, causando alarmas más o menos fundadas. Con esto quiero decir que la imaginación, a veces, hace la función de la prospectiva, sin garantía de éxito.

Hoy de lo que se habla es de la inteligencia artificial. Para saber de esto, cualquiera puede sumergirse en un océano de información disponible en Internet. Esa información, en muchas ocasiones, es puramente especulativa, y habrá que saber distinguirla.

Continuar leyendo “Sophia”

Y Dios hizo a la mujer?

No pudo ser, se habría quedado con ella; hay artistas que se quedan con sus creaciones más bellas. ¿Por qué venís a mí, en ese revuelo de palomas? Aventáis mis deseos y en éxtasis os contemplo. No sois de este mundo y tampoco del cielo. No hubo ave tan bella que cortara el aire, que poseyera al viento.

Continuar leyendo “Y Dios hizo a la mujer?”