Mañana 18 de 2018

 

Preparaos, queridos. Mañana, según todos los augurios, 18 de 2018, algo muy jodido va a suceder a este insignificante mundo. Variadas son las hipótesis, pero con un nexo común: no estamos solos en el Universo.

Parece verosímil que si algo terrible le va a suceder a la humanidad, el ejecutor no puede ser la casualidad, tampoco la propia y lenta acción del hombre; ésta tendría que venir de otro mundo. Y si ese mundo ha sido capaz de llegar hasta aquí y su tarjeta de visita ha sido destruirnos, sólo se entiende si nos han estudiado previamente y han concluido que somos unos bichos dañinos, que podemos extender nuestra ponzoña más allá de nuestro mundo con esos envíos sépticos al Universo profundo, diciendo que lo hacemos en nombre de la ciencia. Nos verán como nosotros vemos los insectos que, en forma de plagas, arruinan nuestras cosechas, que nos transmiten enfermedades incurables con fin de muerte. Y esos seres, encargados de evitar que el insecto hombre se salga con la suya, nos deben destruir sin dejar ni un espécimen hombre-mujer para experimentar hasta crear una especie que no sea peligrosa. Saben, o deben saber, que el ser humano en sus orígenes fue mal diseñado, que lleva en sus genes lo que la Biblia dice: Dios los creó perfectos,  (Adan y Eva), pero se olvidó de un detalle: la ambición. Dios, que debía estar entretenido en muchas cosas, ahí la cagó (bueno, lo dice de otra forma, pero no recuerdo su literalidad)

En fin amigos, familia, curiosos que caéis en mi blog y abrís por este post: Tomaos esto en serio, quizá los predictors se equivoquen de fecha, pero sería buena ocasión para plantearnos si nos creemos los reyes de la creación o sólo somos una plaga de bichos dañinos que otros, de otros mundos, han decidido fumigarnos. Si en un arrebato de humildad concluís en esto último, no desesperéis, con las cucarachas no podrán, hay más de 200 especies, alguna con forma humana; el mundo no será enteramente suyo.

Así fue

Eras muy joven. Acababas de asistir a unos ejercicios espirituales, no por tu voluntad, porque por entonces ya eras algo escéptico. Debió ser por la verborrea de aquel cura que hablaba transpuesto del pecado y de su castigo, del infierno, que te sentiste sobrecogido y culpable. El caso es que hasta te vi arrodillado con los brazo en cruz en señal de penitencia.

Continuar leyendo “Así fue”

¿Las matemáticas dan respuesta a todo?

 

Tenía 80 años y le dio por, en el tiempo que le quedara para nuevos cumpleaños, intentar profundizar en los secretos de la vida, del universo y, los más prosaicos como el amor, la amistad, la riqueza, el éxito profesional, términos estos que él consideraba vulgares por ser relativamente fáciles de alcanzar por el individuo. Pero nuestro hombre, que ya había tenido ocasión de reflexionar sobre todas estas cuestiones, sin llegar a conclusiones axiomáticas, creía que si llegaba a tener una idea clara sobre la vida y el universo, tendría la llave para penetrar en todos los demás cuestiones. Y sin pensarlo dos veces, se enfrentó a Google para encontrar, primero, por dónde empezar. Tenía la creencia que todo tiene sus claves para ser entendido, así que en este primer estadio del conocimiento, no debía despreciar todo aquello que le ofreciera el panorama epistomológico,  personificado en los lumbreras que en el mundo habían sido. A partir de ellos, o dando un rodeo, él sacaría sus propias conclusiones, eso sí, sin ánimo de compartirlas con nadie, pues no era nada vanidoso.

Continuar leyendo “¿Las matemáticas dan respuesta a todo?”

Es más de lo que dice

Se disponía  a recibir  el nobel que  le esperaba. Estocolmo le esperaba. Gente importante, el rey de Suecia le esperaba. iba a escribir su nombre   en el libro de la historia que le esperaba, de la literatura auniversal  que le esperaba. Y le esperaba la gloria, y todo lo que nunca había soñado le esperaba. Amaneció el día y pareció que era a él al que esperaba. La maleta le espèraba, sólo la maleta le esperaba. Nadie más le esperaba. O sí, un chófer de la embajada de Suecia le esperaba. Le llevaría al aeropuerto que le esperaba. En el embarque una joven rubia, seguramente sueca,  le esperaba.

Continuar leyendo “Es más de lo que dice”

Y Dios hizo a la mujer?

No pudo ser, se habría quedado con ella; hay artistas que se quedan con sus creaciones más bellas. ¿Por qué venís a mí, en ese revuelo de palomas? Aventáis mis deseos y en éxtasis os contemplo. No sois de este mundo y tampoco del cielo. No hubo ave tan bella que cortara el aire, que poseyera al viento.

Continuar leyendo “Y Dios hizo a la mujer?”

Según Dios lo había dispuesto

Iba para cura. Era la profesión de los pobres. La Iglesia admitía en su seminario a todo joven que recomendara el párroco de su diocisis: de buena familia católica practicante, el niño estudioso y no se le conocían travesuras que se pasaran del límite. El párroco anunció a los padres que el niño había sido admitido en el seminario, y que, con la ayuda de Dios, sería un buen cura, quizá llegara a obispo.

El niño no dijo ni sí ni no, no tenía conciencia de qué se trataba. El cura del pueblo era con el alcalde, el sargento jefe del cuartel de la Guardia Civil, lo que se llamaba las fuerzas vivas.  El niño más que que cura, le debió ilusionar formar parte de la  fuerza viva de algún pueblo.

Continuar leyendo “Según Dios lo había dispuesto”

Lunes de Aguas en Salamanca

Regresé de Salamanca y… ¡Ay mísero de mí, ay infelice! Mi nieto me dijo:  Abuelo, el lunes es el Lunes de Aguas, una fiesta en Salamanca. Ni él me dijo en què consistìa ni yo pregunté.  De haber tenido entonces la curiosidad que hoy he tenido, hoy estaría en Salamanca. No me lo habría perdido. Eran los tiempos en el que el rey católico Felipe II, guadian de la fe y buenas costumbres, tuvo a bien con un edicto ordenar que las putas fuesen sacadas de sus burdeles  durante la cuaresma y Semana de Pasión y llevadas al otro lado del rio Tormes.

Continuar leyendo “Lunes de Aguas en Salamanca”

¿Escribí yo esto?

Cuando no se me ocurre nada nuevo, abro el ordenador para probar si me ofrece algo que me mueva de la silla de confort. A veces encuentro cosas que el ordenador ha guardado y que nunca pensé estaban allí. Un documento word y un título: Ël Casting¨, fechado  en 2008. No viene a mi memoria de qué va. Lo abro y parece un cuento. Comienzo a leer y sigo sin recordarlo. Reflexiono: ¨Si yo soy incapaz de recordar lo que escribí hace 10 años, ¿qué mierda fue? Sigo leyendo. Hoy, aquello que escribí hace 10 años me parece insulso, sin garra. No sé qué pude pensar entonces, y no sé si alguien dijo algo sobre él, bueno o malo. ¿Qué hago contigo, te mando a la papelera y si te he visto no me acuerdo? Vale, tampoco hay que ser tan exigente. Si yo lo escribí, puedo ser condescendiente y darle un  poco de vida más, tratarlo como a un hijo con deficiencias. Hoy no se me ocurre nada, y si no envío algo a mis lectores, van a pensar que algo me pasa, y no bueno.¨ Copio y pego en un nuevo post y lo envío.

Continuar leyendo “¿Escribí yo esto?”

El tiempo congelado

 

Ha sido con ocasión de asistir al bautismo del aire de mi nieto. Estudia piloto comercial en la Universidad de Salamanca, y ayer se ponía en solitario, por primera vez, al mando de un avión. Todo transcurrió perfecto y emocionante.

Pero no  es de ese acontecimiento familiar del que quiero hablar.

El título de este post me parece un acierto, no porque de él tenga nada que presumir, sino porque responde fielmente a lo que quiero significar.

Continuar leyendo “El tiempo congelado”

El escritor malogrado (cuento)

 

¿Qué es un cuento? Antes de responder tengo que preguntarme: ¿un cuento popular, fantástico, ficción, realista,  de terror, en cualquier caso un cuento maravilloso? Las definiciones no son coincidentes. Para unos, el cuento es la narración de una ficción; para otros, una narración basada en hechos reales o ficticios. Sea real o ficticio, la pregunta es si siempre ha de ser un cuento maravilloso, cualquier otro calificativo es contingente, que no haría variar el sustantivo cuento. El consenso es unánime cuando se define la extensión: el cuento:  es una narración breve.

Un cuentista cuando inicia la narración, ¿ tiene claro qué tipo de cuento va a ser entre los enumerados arriba? Está claro que no está en él anticipar que será un cuento maravilloso; serán los lectores u oyentes los que manifestarán esa condición del cuento después de leerlo o escucharlo. El albur para el escritor dependerá del acierto, la suerte, su maestría como relator y, especialmente, su sensibilidad. Un cuento es sensibilidad desde la primera letra a la última, si no existe esa sensibilidad, un cuento no sería un cuento.

Continuar leyendo “El escritor malogrado (cuento)”