Coda

De esta película sólo me ha interesado el mensaje que yo percibo, aunque no fuese el propósito de los que la filmaron. Todo parece reducirse a cómo un afamado pianista llega al su ocaso y una jove periodista consigue que se reahaga y vuelva a ser lo que era; eso es, más o menos, lo que coda significa en la música: volver a empezar desde un momento dado y seguir hasta el final.

El mensaje viene a ser algo que se parece. El viejo pianista llega a momento de su vida en el que ya le falta seguridad para enfrentarse al público que le ha aclamado. Aparece en su vida la joven que le da nuevo impulso. Pero no funciona. El pianista es consciente -quizá tambien porque aparecen problemas físicos por artrosis- y el miedo escenico se instala en su cabeza como limitador de sus capacidades. Ya no tocará más en píblico, su devenir es la contemplación de todo aquello que había pasado desapercibido.

Y en eso estamos. Todo, o casi todo ser vivo, tiene ese mismo proceso: inicio, plenitud, ocaso. Yo me pregunto si puede haber algo que te dé impulso para reiniciar y llegar con él en plenitud hasta el final inevitable. Que aprezca una joven que te confiesa que te ama es una bobada de guionistas del corazon y otras partes blandas. Lo asumible es que esa Coda te predice que volver a empezar hasta el final es una utopía. El ridículo está servido si te lo crees y obras en consecuencia. El sentido del ridículo te evita dar saltos sin red desde las cumbres de la vida. Pero el sentido del rídiculo no es habitual, somos partícipes de la tendencia a creernos siempre los mismos, y ya sólo es cosa de la voluntad que evitemos las consecuencias de una vida que te desgasta en el tiempo. El mensaje, pues, es sencillo de entender: salimos, vamos y llegamos; no hay Coda.

2 respuestas a «Coda»

  1. Considerolo un bonito argumento pero creo que apoyado en ilusiones más que en realidades.
    No niego que en ciertas coyunturas de ilusión pueda volver a recuperarse profesionalmente durante un cierto y corto , periodo de tiempo.
    Físicamente , el tiempo exige lo que le corresponde y al final ocurre lo que estaba previsto , con la agravante de que la caída se produce después de pasado un tiempo y con las ilusiones y energías más mermadas.
    La eterna juventud no existe y la senectud se puede atrasar durante corto periodo de tiempo y con las facultades mermadas progresivamente.

  2. Amigo Don José , es cierto que de cualquier chorrada sacan un guion , la pregunta que me vengo haciendo desde que juego a ser “ actor “ es que si potencias mundiales como USA tuviesen la milésima parte de historia que nosotros tendríamos cine para la eternidad.
    La historia nos premió con hechos , grandes literatos , actores y actrices pero no eran usa , bueno nos han vendido bien la Coca Cola y de eso tenemos que aprender . Una vez más la reflexión solo sirve para demostrar lo vacío que están los que se llaman talentos . Nacer , crecer , sufrir , trabajar y acabar en el olvido .
    Un abrazo grande

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.