De mi cuerpo y mi alma

Cuándo llegará el día, la hora, el minuto, el segundo que mi alma abandone mi cuerpo desagradecida de haber sido tanto tiempo el cobijo fecundo.

Cuándo mi cuerpo se quedará sin ese alma que le dio dolor, angustia, pesares y penas y en contadas ocasiones paz y calma.

Qué me pidió que no le diera en prueba de amor, si yo sólo saciaba mi sed en sus aguas, aunque más que saciarme me producía ardor.

Cuando decida que quiere abandonarme, aburrida de un cuerpo viejo y marchitado, no importa, en polvo se convertirá mi carne

y para ella su existencia se habrá acabado.

2 respuesta a “De mi cuerpo y mi alma”

  1. Hay que ver amigo José , tú hablando de ALMA !!! Qué te ha pasado ? yo pensé que eso del alma solo era para los creyentes en que hay otra vida después de esta vida . Bueno , sea como sea no estoy de acuerdo en casi todas las cosas .
    Primero , tu cuerpo no está tan maltrecho como nos lo pintas , tu cerebro rebosa salud y cordura y tu alma , si tu alma porque la tienes , ni te quepa duda , seguirá viviendo ( en otra dimensión ) para la eternidad . Eso sí , cuando tu ALMA y la mía se junten allí donde quiera que sea , me dirás …. qué razón llevabas Antonio , o quien sabe , por aquello de que no existe la verdad absoluta , seré yo quien te la de’
    Mientras tanto , come , bebe y disfruta lo que puedas y no pierdas el tiempo en darme o quitarme la razón . Un abrazo gatuno .

  2. José querido. Me encanta que escribas lo que reflexionas en tu soledad, que nos lo compartas para que nosotros también reflexionemos y hagamos nuestra. Veo tu mente súper lúcida, lo cual cubre un poco mi preocupación por ti.
    Dime, José, ¿tienes teléfono cerca de ti? pásamelo para llamarte, O.K. Como siempre, un abrabeso con amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.