Del todo a la nada y viceversa

Había visto antes este video. No recuerdo si me llevó a concluir la idea personal que ahora tengo del Universo. Por supuesto que no me comparo con Steve Hopkins, capaz de tener todo el Universo, sus efectos y causas, en esa cabeza que constituye todo su ser físico. Yo soy yo, con mis capacidades y con mis limitaciones. ¿Por qué no puedo yo tener la idea del Universo que sea suficiente en sí misma para apaciguar mi inquieto pensamiento? Sin cuestionar ninguna de las leyes físicas comprobadas, mi pensamiento se queda colgado de las teorías que tratan de explicar lo aparentemente inexplicable. ¿Debería ponerme a un lado de tan grandísimos  pensadores sobre este tema, aceptando que mi mente no puede competir con la de ellos?

Por casualidad el video que acompaño a vuelto a inquietarme. Ahora lleva catorce millones de visitas, muy lejos de los cuatro mil millones del video musical Despacito, que en términos relativos es como el todo y la nada, como el punto del que surgió el Bigbang y el Universo expandido actual. Dice esta enorme diferencia de lo relativo de nuestras apreciaciones subjetivas. No he caído en la tentación de leer ninguno de los 17.000 comentarios que siguen al video, ¿para qué?, si son otros tantos pensamientos personales sobre una teoría, quizá más fundamentada que la mía pero no menos inconclusa. El artículo dice que Hopkins ha encontrado, al fin, la explicación al origen del Universo, antes del Bigbang no había nada, dice. Leo incrédulo el artículo. Es una teoría, aunque por venir de quien viene, los legos en la materia deberíamos decir amen, y a otra cosa, mariposa. No acepto las verdades reveladas, no formo parte de un grupo de personas, más o menos numeroso, pero no universal, que acepta una verdad revelada como principio inmutable, inamovible. Si más adelante mi mente afina más lo que ahora pienso, lo aceptaré, sin más, como mi idea actualizada.

El video que acompaño es una recreación de nuestra actual existencia en el contexto del nacimiento del Universo. Las imágenes, en sucesivo flahback, llevan a poner ante nuestro ojos la teoría de la creación del Universo. El presente es la Tierra que habitamos, le sigue la creación de los Planetas y la Tierra se difumina, aparece el Sol y los Planetas desaparecen, luego se forma la Galaxia y desaparece el Sol, uno más entre millones de soles. Y así, a cada presente el video lleva al pasado, al Bigbang original cuando no existía la galaxia, el Sol, los Planetas, la Tierra ni nosotros.

El video, por si no lo habías comprendido, comienza de nuevo en sentido contrario, más acorde con el nacer de toda existencia. Y así, nos muestra un punto en medio de la nada, punto que   en explosión cósmica, Bigbang, da origen a la materia en expansión, la formación de las galaxias, la galaxia a la que pertenecemos, el Sol que nos alumbra, los Planetas que nos acompañan subsidiarios, aparentemente inútiles, del Sol, un punto que se agranda y que termina siéndonos familiar, la Tierra. en unos pocos minutos, tenemos la peli que condensa catorce mil millones de años de gestación sin que se prevea cuando hace aguas, y el parto, al fin, nos dice si es niño, niña o todo lo contrario. Y aquí lo dejo, que cada cual, dueño de su mente, elabore su personal teoría, tiene todo el derecho, incluso, faltaría más, que hay un dios que lo explica todo..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.