El lenguaje ininteligible

Comienzas a ver una serie. Tienes la impresión de que te atrapará, aunque tenga 40 capítulos. Con frecuencia este tipo de series son confusas en el planteamiento del tema. Los personajes parecen bien definidos desde el principio, pero es una ilusión. Al ser personas de carne y hueso, no tienes duda de que actuan como tales y no como robots o extraterrestres. Los sigues en sus peripecias, pero podrás darte cuenta que apenas entiendes lo que dicen o piensan. El lenguaje no es plano, no es coloquial, no es culto, quizá, en ocasiones es vulgar. El capítulo continua volcando imágenes, pero muchos diálogos te resultan incomprensibles. Tú sigues esperando deducir qué quieren decirnos, pero rara vez le coges el hilo. Y aún así, no cierras la pantalla donde estás visualizando esa serie. Cuando termines, no podrás hacer un resumen de lo que has visto, porque si te atreves, quedarás como la persona que ha oido campanas, pero no sabe de donde vino el sonido. Si alguien te preguntara de qué iba la historia, lo más probable es que tu lenguaje ante tu interlocutor sea parecido al que has estado escuchando. Y no es una consideración personal, que pudiese ser discutible. Invito a que lean las críticas de los supuestos entendidos en esta materia y verán que apenas si coinciden. No se desanimen por esto que digo, también yo hablo, a veces, para que no se me entienda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.