El valor de la virginidad

–Madre, ya no soy virgen– le confesó a su madre sin más preámbulos.

–¿Cómo ha sido eso, hija?– preguntó la madre sin inmutarse,

–Quieres saber los detalles? Parece que no te importa.

–¿Y por qué me habría de importar? Eso sucede. ¿Te han violado?

–No, mamá, no me han violado, fue consentido. Pero pensé que te enfadarías.

– Pues ya ves que no. Todas las mujeres pierden la virginidad, de una forma u otra, es algo natural.

–¿Es algo natural perderla de cualquier forma?

–Bueno, de cualquier forma no. Entiendo que te habrás acostado con algún chico que te gusta. El amor juega un papel importante. ¿Quieres contarme cómo ha sido?

–Es que no ha sido como piensas. No hubo amor ni chico que me gustara.

–¿Entonces?

–Mamá, mejor lo dejamos así, si te digo cómo ha sido, seguro que me llamarías zorra, puta o algo parecido. Por cierto, ya me he comprado el ordenador que necesitaba.

Una respuesta a “El valor de la virginidad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.