Mi cerebro, tu cerebro

¿Vacío el cerebro?

No, está lleno de intestinos, por los que circulan excrementos, esperando que algún orificio le permita evacuarlos. La digestión de las ideas se produjo cuando ya eran materia fecal. Nada alimenta el espíritu, suponiendo que exista algo parecido. En cualquier momento, el cuerpo perderá toda razón de ser, y se tomará su tiempo para desaparecer como mentira desde que se formó. ¿Quién espera otra oportunidad, si volvería el mismo ciclo? ¿O es que la eternidad consiste en repetirse? Y de ser así, en algún momento valdrá la pena ser algo diferente? Nadie se atreve a suponer que los sentidos gozarán de privilegios, de algo que sólo dicen será en una dimensión de bienaventuranzas. Esta es la prueba de que el cerebro sólo produce mierda, que a toda costa nos empeñamos en elevarla a eso que llamamos vida , y que no somos capaces de reconocernos a nosotros mismos cuando nos miramos.

Si algo de lo que digo no es verdad, tranquilos, son cosas de mi cerebro; el vuestro funciona de acuerdo con los esquemas que fueron diseñados por cerebros diferentes al mío. Podéis producir ideas que valgan la pena, no como ésta que he lucubrado y que, probablemente, os apesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.