Mi niña Lola

Canta BuikaDime por qué tienes carita de pena… MI niña Lola no tiene carita de pena, mi niña es feliz, ¿por qué habría de tener carita de pena? Qué tiene mi niña siendo santa y buena. Bueno, santa y buena, según se mire, me disgusta cuando mata pajaritos que se caen del nido, también ratoncillos y lagartijas; mi niña Lola no debe hacer eso. Cuéntale a tu padre lo que a ti te pasa. No, no soy tu padre, soy tu abuelo, tú padre, vete tú a saber, algún golfo con pedigrí. Dime lo que tienes reina de mi casa. Aquí sí Buika dice verdad, que eres la reina de la casa no hay más que verte en la foto; ¿las reinas llevan corona cuando duermen? Miraré en Google, y si alguna reina se acostaba con la corona puesta, yo te compraré una coronita, faltaría más.Tu madre, la pobre, no se donde está. Tu madre, mi hija, está pero no está contigo, yo soy el que te da mimos, te acuesta en mi cama, te doy chuches, pero ella se enfada mucho y con razón, porque dice que estás gorda por mi culpa.

Buika sigue su canción “Mi niña Lola”, pero lo que sigue debe ser para otra Lola, así que desisto de contradecirla.

Mi niña Lola, mi amor, yo sí querría preguntarte muchas cosas, otras las adivino, pero viéndote cuando duermes en mi cama, arropada por ti misma, con   la almohada donde poco antes yo reposaba mi cabeza y ahora tú descansas la tuya, las patitas abiertas (las superiores), seguro para dar más espacio a tu corazón, sueñas, ¿Qué sueñas, mi niña Lola? En ocasiones, un suspiro profundo me dice que, quizá, echas de menos a un joven y apuesto galán. Lo siento, pequeña, no entra en nuestros cálculos, tu familia, que tengas amores que no sean los nuestros, y si eso no te llena, lo sentimos, pero te vemos muy niña para esas cosas de mayores. Tú no te preocupes, que eso de la maternidad tiene sus riesgos, que de un esposo cabrón, podrías tener hijos cabroncetes, unos y otros te dejarían sola, utilizada y triste; que les den.

Duerme, voy a intentar por ahí que alguien me diga si sabe que sueñan las perritas como tú, aunque puede que no me sirva, porque tú, mi niña Lola, eres única.

Y ya me callo, me parece que estoy siendo un abuelo como esos que lloran cuando observan una flor. Tampoco es que me avergüence.

4 respuesta a “Mi niña Lola”

  1. Conozco una tesis sicológica que, inevitablemente traslado a los perros. Y vaya que sé lo que digo, nunca han sido menos de 4 canes en casa. Provienen de sociedades particulares de rescate y en una ocasión fui al refugio del municipio; rescatan perros, les dan una semana, si nadie adopta pues los sacrifican. Tomé una perra pequeña, la vi muy maltratada, me conmovió. Aquí viene el rollo sicológico: estaba tan dañada que, no podía convivir con los otros tres. Rehuía el contacto humano, nunca me dejó abrazarla. Se ensañaba con una perrita muy dócil, fue subiendo el tono y le mordió el cuello, un reguero de sangre. Con los otros dos canes no se metía. Lo platiqué con expertos, tenía un trauma de maltrato, huía del ser humano y replicaba en otra de su especie, los horrores sufridos en la calle. Tuve que tomar una decisión nada grata y definitiva. Igual lloré, y maldije a esos seres sin alma que la convirtieron en un pequeño ser lleno de agresividad y furia para defender su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.