Ochenta años no son nada

Google es un prodigio, tiene todas las respuestas, muchas reales, bastantes ilusorias aunque imaginativas.

A 18 días de cumplir 80 años, se me ocurrió utilizar una variable de la canción «20 años no son nada»,  y le pedí a Google que me buscara «ochenta años no son nada». Esperaba alguna patochada de algún visionario que a todo le busca una razón trascendente como que «no te preocupes, estás en la flor de la vida». Pero no, a esa pregunta Google me muestra en primer término a una pendeja que va a cumplir 80 años y decide aprovechar el tiempo que le queda para cumplir con un sueño: Con una caravana tipo motorhome se propone viajar por Suramérica sin fecha límite.

Aquí podéis verla dando explicaciones.

Bueno, o la señora está pirada o ¿qué cojones hago yo que no la sigo a rueda? Mi proyecto es más sencillo, he tenido en cuenta las limitaciones y, desde luego, para nada se me ocurre decir que 80 años no son nada. Yo pensaba ir a Suramérica, a unos países sí y a otro no, un tour programado, con hoteles anclados en la tierra y, eso sí, solo, salvo que me encontrara una moza, una chamaca o una piba con edad de merecer que quisiera acompañarme, gastos pagados, que no lo haría de otra forma.

Ahora me encuentro con esto de esta motera,  y lo mío me parece una aventura de viejo, carne de crucero de lujo. Y no sé si esta tía me está  llamando gilipollas, pero su testimonio  me está sumiendo en la duda: ¿Por qué no la imito?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.