¿Qué me sucede?

Comienzo a valorar la vida como nunca antes lo hiciera. Del derrotista «la vida es una mierda, y encima te mueres», he pasado a «la vida es un tesoro hasta que te mueres». ¿Por qué pienso que la vida es un tesoro? Porque nada es comparable, porque su valor es inmenso, porque se cuida, se protege, se pelea por ella contra todo intento de robártela.

Estoy sentado en el water. El iPhone al lado, como siempre, para que ese momento no sea una pérdida de tiempo. Lo cierto es que abrirlo es la pérdida de tiempo más evidente. Una minúscula hormiga llama mi atención. Corretea por el limpio suelo desorientada. La sigo. En ocasiones se para ante algo más minúsculo que ella. Por unos segundo me parece que ha encontrado comida, pero la pequeña hormiga desiste, aquello no debe ser comestible. Me pongo transcendente.¿ Esta hormiga es lo más simple como ejemplo de vida? Es tan pequeña que, en ocasiones, mi vista deja de enfocarla y pienso en lo fugaz de la vida. Pero vuelve a aparecer, incansable en su búsqueda de algo que pueda comer, supongo. Pero el suelo esta limpio y, a penas, si habrá alguna mota de polvo comestible. ¿No tiene sed? ¿Dentro de su pequeñez tiene un cerebro que rige sus instintos? ¿Cuál es su destino como testimonio de una vida con significado? ¿Por qué está sola, se ha extraviado del hormiguero? Ante tantas preguntas que me sugiere su existencia, concluyo que debe ser uno de esos desperdicios de vida que nos rodea por todas partes. Morirá sin remedio en poco tiempo, la vida es un proceso que hay que alimentarlo continuamente, no es un mecanismo perfecto, es energía. En otra ocasión quizá le habría puesto el pie encima, como ante cualquier insecto que se atreve a ocupar mi espacio protegido.

Me levanto del water y voy a la cocina. Cojo una miga de pan y vuelvo al cuarto de baño. Recorro el suelo con la mirada y nada se mueve. ¿Dónde has ido, vida, vengo en tu ayuda? Sin esperanza de volver a verla, tiro la miga en el suelo y me voy.

En otro momento del día el water me llama. ¿Qué hay de nuevo? Es impresionante. Una legión de hormigas minúsculas tapan literalmente lo que supongo es la miga. Otra fila sin fin de hormigas van y vienen de alguna parte a la miga. El origen primario de la vida era aquella pequeña hormiga solitaria, luego vino la explosión de vida que contemplo.

Ahora ya sé cual es el significado de la vida: vivir. ¿Sabré entenderlo así para mí mismo?

2 respuesta a “¿Qué me sucede?”

  1. Colega, me llegó muy hondo tu reflexión, me llevó rápido al «Aquí y ahora», vivir cada momento como si fuera el último a vivir. José, creo que estás teniendo un cambio, este escrito es mesurado, reflexivo, amable, un José distinto, no necesito enumerar tus arranques, tu a veces cinismo, etc, lo que vale es que yo, lector, lo capto, y me mueve tu mensaje. ¡Adelante! Siempre ¿Adelante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.