¿Somos Ícaro?

Muchas historias de la mitología griega son un recorrido por la ambición humana. Pero la historia de Icaro es un paradigma. Y lo es porque ninguna historia podría aplicarse mejor a ese afán del hombre por alcanzar metas, en muchas ocasiones, inalcanzables. En ese empeño no se nos ocurre acercarnos al sol pero casi. En ocasiones emprendemos vuelos temerarios que nos devuelven a la realidad de forma traumática. En otras alcanzamos las metas que nos proponemos, muchas de ellas inaccesibles para el común de los mortales. Cuando esto sucede, decimos que hemos alcanzado la gloria, se nos reconoce la relevancia de lo logrado, se nos premia. Se nos llega a calificar de inmortales, aunque fallezcamos sin remedio.

Ícaro fue un estúpido que no escuchó la voz de la experiencia de su padre. Hoy hay muchos jóvenes Ícaros estúpidos que no atienden las advertencias de sus padres, de la misma sociedad escarmentada que les pone delante los riesgos de su ambición desmedida. No hay para ellos intermedio entre el todo y nada, alargan la mano para coger lo que desean más de lo que les permite el brazo, sin darse cuenta que arriesgan todo el cuerpo a meterlo en un callejón sin salida, en ocasiones en el abismo. A todo esto, nada de esfuerzo, su filosofía de vida es el hedonismo, el derecho que se arrogan a tener lo que desean sólo por desearlo. Dales unas alas para que vuelen ni muy bajo ni muy alto y ellos no tendrán en cuenta las limitaciones, forzarán esa alas hasta que se rompan, porque todas las alas tienen un límite.

Si leyeran el relato de Icaro, quizá dijeran: no podemos acercarnos al Sol, pero sí a las estrellas. Y en eso están.

4 respuesta a “¿Somos Ícaro?”

  1. Excelente Reflexión.
    Es un llamado de atención para que introspectivamente veamos en que medida estamos afectados por la consecución de nuestros deseos, y cuánta es la responsabilidad que nos cabe en la conducta de los más jóvenes.
    “El que esté libre de pecados que tire la primera piedra”

  2. Se le atribuye a Hermes Trismegisto (Hermetismo) una anécdota que denota su sabiduría….
    Al parecer, cuando los coetaneos se saludaban, solían decirse: “que los dioses te concedan todos tus deseos” y él siempre contestaba; “No, que sea el deseo de los dioses que yo suelo equivocarme”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.