Una de Hackers

Acabo de ver una serie, Mr. Robot, en Netflix. Podía ser una serie de ciencia ficción, pero contiene elemento de sobra probados y reales que la convierten en un posible reality show de ahora no descartable en absoluto. ¿Y que viene a decir esta serie? Primero, que los actores son muy buenos, creibles. Segundo que la serie está muy bien realizada. Tercero, que engancha porque es algo que está, aunque difuso, en la humana conciencia. No voy a pecar de spoiler si digo que el argumento es o trata de una joven prodigio que trabaja en una empresa que intenta evitar los hackeos. Pero el joven es un soñador con una doble personalidad, y una faceta suya es que, por razones no muy claras, está desconteto con el mundo tal y como funciona. Los hay muy ricos, los hay muy pobres, y él quiere acabar con eso. El quiere un mundo nuevo en el que no haya explotadores, los menos, de una mayoria de humanos explotados. Para lograrlo, se sirve de sus dotes en el manejo de los ordenadores. No es tarea fácil, aunque para eso están los guionistas de las pelis, que no les resulta complicado hacer lo dificil fácil. Pero en este caso se puede hasta perdonar que el resultado sea, hoy por hoy, algo imprevisible a la escala en el que aqui se presenta. Hay otros aspectos en la serie que se entremezclan: amor, sexo, crímenes, lenguaje inapropiado, conflictos familiares, etc. Pero todo esto entra en lo que podemos llamar normalidad, de ahora y de siempre. El meollo de la serie sigue siendo el hecho de que lo que se llama hackers, hackeo, es algo que está ahi, invisble, en ciertos casos de efectos devastadores, aunque sea considerado distópico hoy por hoy que algo asi pueda suceder.

Pero se puede sacar una moraleja de esta especie de fábula: el mundo funciona mal, aunque los políticos se empeñen en lo contrario, y no es de extrañar que alguien pretenda poner remedio y crear un mundo nuevo. Otra cosa es que en la peli no se contemplan los efectos secundarios si se raliza algo así. El cuerpo humano convive con bacterias y virus, unos buenos y otros malos, en lucha permanente por acaba con el individuo o salvarlo. Todo depende de las fuerzas que dirimen la situación. Eso sí, la serie nos pone sobreaviso. El mundo es como un individuo, amenazado o salvado por elementos inerentes que forman su estructura. Habrá que estar atentos a lo que el futuro depare, que lo más probable, como con el individuo, es que el mundo que concemos, en al futuro sea irrreconocible si no muerto. No necesaiamente por agentes externos, nosotros mismos somos esos virus o esas vacterias buenas y malas, ellos y ellas nos dirán quienes tienen mas poder en su desempeño, salvarnos o acabar con nosotros. Al fin y al cabo, todo parece tener un fin: morir. Mientras tanto, podemos soñar con ese mundo nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.