Una respuesta a “Una rosa es una rosa”

  1. José, pan y mantequilla. Corazón-coraza en emoción convertida. Espinas que literarias, dejaron de ser esquirlas, desafiantes dardos, o monsergas repetidas. La almita aquella que, exhalaba hiel: fue visitada por la afanosa abeja que le trajo miel.
    Jiji jiji. Que horrorosa y cursi me ví por tuya culpa, José Diez. Ya dudo hasta en firmarlo. Es que no es mi estilo.jijiji jij

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.