Amaia

Amaia, pequeña, ¿a dónde quieres llegar? Este viejo ya te adoraba, ahora te desconoce. Te seguí en Operación Triunfo, y en muchas ocasiones lloré de emoción. Comencé a creer en Dios, sólo así me podía explicar aquel surgir de la nada y llenar la nada de promesas. Ha pasado mucho tiempo desde entonces y tu silencio me llenaba de vacío. Pero ahí estás, espléndida, no tanto como mujer, que también, sino como artista, y esto me desconcierta. ¿Qué es un artista? Es alguien que, con su obra, trasciende la estética y te penetra en el alma llenándola de mariposas. Eso es lo que yo he percibido escuchando-viendo tu sencillo «El Relámpago». Porque ahí no hay el recurso mercantilista de una canción pensada para vender o para llenar de ritmo cuerpos de jóvenes desinhibidos; en tu sencillo hay arte, sólo pensado para llenar el alma de mariposas, como de ellas está mi alma llena. Y «te miro en las fotos, pero no le doy al corazón». Cosas de la edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.