Anna

Así se titula la peli. No podía llamarse de otra forma porque Anna lo ocupa todo. Después de verla, hago lo de siempre: Filmaffinity me dice si lo que he visto ha valido la pena. Los críticos saben mucho del producto y, en este caso, no tienen duda: Anna es un bodrio de película. El caso es que a mi me ha entretenido, algo que siempre pido a las pelis que veo. Es recurrente en las películas mostrar heroínas, mujeres con extraños poderes, mujeres que hacen las delicias de feminazis, mujeres que los hombres las querrían bien atadas para acercarse a ellas. Anna es todo eso y más. Ella solita puede con todo lo que le pongan por delante o se le interponga.

Viendo la peli me imaginaba qué atractivo podía Anna despertar en un hombre corriente. Y me puse en la piel de un hombre corriente. Intimidar se queda corto. Más bien trataría de observarla sin poner cara de gilipollas. Eso sí, no le daría ocasión para que la cogiera conmigo , en ningún sentido. Seguramente me dejaría plantado rumiando la duda de si Anna era de este mundo. Luego, me diría que no, que es imposible que exista una mujer como Anna, y acto seguido cerraría la pantalla donde la acababa de ver y me iría a Filmaffinity para ver qué decían los entendidos. Es una práctica excelente para eliminar los complejos que te entran para definir por tu cuenta lo que has visto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.