De la religión que no profeso

«Si me preguntaran qué religión profeso, la pegunta sería estúpida; si respondiera con tal o cual, la respuesta sería aún más estúpida». Esta frase, cogida al vuelo en algún lugar, me da pie a tratar, desde mi perspectiva personal, qué significan las religiones, las creencias, la fe y los comportamientos que conlleva. Veamos. Supongamos que mi respuesta es La Religión Católica, con base en el Cristianismo. Lo que estoy en realidad diciendo es que fui adoctrinado en esa religión. Luego, es verdad, que voluntariamente puedo «pasarme» a otra: el Islam, el Induísmo, Budismo, Sintoísmo y alguna más, folclórica más que seria. Si yo preguntara a alguien ¿ por qué profesas la religión del Islam? Lo más probable es que me respondiera: porque nací en un ambiente islamita y fui adoctrinado en esa religión. La misma pregunta a un budista y la misma respuesta. ¿Qué se puede concluir de algo tan determinante como evidente? ¿Hay algún matiz que no haya tenido en cuenta si confirmo que la pregunta es estúpida y aún más la respuesta?

Las religiones, las creencias personales o colectivas, en la inmensa mayoría de las veces nos son impuestas por la circunstancia ambiental en la que hemos nacido, sin dejarnos alternativas en la que pudiéramos decidir libremente. Y me da igual que se argumente de un lado u otro que su religión es la verdadera, porque será más estúpido cuanto más se empecine. Y no digo ya si mata, discrimina en nombre de su religión.

¿Que los seres humanos necesitamos creer en algo que llene el vacío de la pregunta del por qué estamos aquí? Bueno, esa sería una pregunta razonable, como si nos preguntáramos por qué nos tapamos con vestidos. Tener un dios a mano, con los supuestos poderes omnímodos que nos puede dar o quitar, resuelve nuestra sensación de seres dependientes, limitados, desvalidos y, sobre todo, la incertidumbre de nuestro destino más allá de la muerte.

Alguien que me lea me podrá responder: yo soy un convencido con la religión que profeso, y el convencimiento nace de la razón, de mi razón. ¨Nos ha jodido mayo con no llover a tiempo¨. Entonces todos los demás están equivocados y su razón tarada, están sumidos en el engaño asumido voluntariamente. Estos podrían decir lo mismo de ti, porque si aseguras que tu religión es la verdadera, serías un tarado mental.

Concluyo. Si este discurso mío tiene visos de una razón tarada, que no me deja discernir entre la verdad y la mentira, invito a alguien a que me ilumine, vaya a ser que por no profesar ninguna religión, esté sumido en las tinieblas.

Una respuesta a “De la religión que no profeso”

  1. Bueno mi querido amigo Jose , no seré yo quien te diga lo que debes o no de creer , pero si me atrevo hacer un comentario .
    La palabra “ religión “ viene de religar , estar ligado a algo , bien sea tabaco , alcohol , drogas y un largo etc . Ya se que tú conoces esta definición , y que esto no responde a tu pregunta o más bien invitación a que alguien te de luz al respecto , con todo yo distingo lo que es estar ligado a algo y lo que causa en mi ,unas definiciones derivadas de unas palabras milenarias que tienen vigencia actual , según creo a veces estas palabras están escritas como si alguien me las dedicase a mi en la actualidad , eso si , con el respeto íntegro que pueden causar este efecto en escritos de otras religiones o creencias o pensamientos filosóficos .
    Nunca he crecido estar en posesión de la verdad , hay de mi si esto me ocurriese !!
    Yo solo te puedo decir que :
    Vive como te dicte tu conciencia , cree en lo que estimes correcto , y puede ser que así , con la conciencia tranquila de no influir en nadie y en que nadie te influya a ti , alcances la felicidad adecuada , eso si , dando por hecho , que yo personalmente te veo feliz en lo cabe , esto lo digo por lo que estás pasando .
    Una vez te dije que uno de los valores más grandes de que pueda presumir el ser humano es marcharse con la tranquilidad del deber cumplido .
    Un abrazo fuerte .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.