De la verdad observable y la verdad intuida

Después de leer el texto que adjunto, y decir que apenas he comprendido nada, saco una conclusión, no sé si acertada: El pensamiento es más complejo que limitarlo a lo que pensamos, existen muchas variables que hacen del pensamiento una facultad meramente especulativa. Tendré que leer de nuevo con calma el texto e intentar comprender lo que nos cuenta. Una primera impresión podría fijarla en la verdad basada en la realidad observable, y otra en la especulación sobre la verdad intuida. Dice el texto que Dios es una realidad imposible de observar o intuir por su carácter infinito. No por ello está en nuestro intelecto la facultad de discutir sobre su existencia o no existencia. En realidad la conclusión es buena para no seguir dándole al coco en busca de la «verdad basada en la realidad observable». Podemos dejarlo en una la especulación de una verdad intuida. Si Dios existe, y es infinito, los seres humanos sólo podemos especular sobre esa verdad. Yo, ante mi limitación manifiesta, ni siquiera pierdo el tiempo en el tema. Veré, sin prejuicio previo, si el autor consigue ordenar mis neuronas y tener algo claro que, al menos, no me permita ser categórico en mi agnosticismo declarado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.