Del Coronavirus

La situación merece ser glosada, o me podéis dar por muerto. En mi situación doliente, esto del coronavirus me debería de servir de desahogo. Podía pensar: mal de muchos, consuelo de necios. No se declara, pero cuando lo estamos pasando mal, algo nos consuela saber que otros lo están pasando peor. No es mi caso, pero lo que sí pienso es que si la humanidad se ha de ver diezmada por el virus ese, que yo esté en esa estadística sería casi un privilegio. Contribuiría a que este mundo fuese más viable, ya que, de otra forma, el mundo estaría abocado a una destrucción total. Eso sí, pondría como condición que mi familia, mis amigos y alguien al que admiro, estuviesen en el otro lado; soy un héroe responsable.

¿Y qué decir de lo que está sucediendo, convertido en monotema actual en las inquietudes humanas? Pues no lo tengo claro. La información tiene sesgos diferentes: esto es el fin del mundo, esto es una gripe vulgar, esto lo han creado espurios intereses comerciales, esto es para solucionar el problema de la creciente tercera edad y la insostenible dependencia del estado, esto es para… Y yo, que presumo de ser coherente en mis juicios, si me preguntan, todo lo más que hago es encogerme de hombros. Depende de lo que escuche que me paro a considerar si tiene razón, pero a continuación escucho sensu contrario, y vuelvo a encogerme de hombros.

Que ya nada será igual, eso si podría afirmarlo. La humanidad saldrá fortalecida y será menos inconsciente. Otros retos le esperan a la vuelta de la esquina, como el no menos importante llamado cambio climático. Me tocará verlo o no, pero es igual, porque si me quedo para contarlo, seguramente manifestaré aquí que sigo encogiéndome de hombros.

3 respuestas a «Del Coronavirus»

  1. Iremos poniendo barandillas según vayan cayendo frailes…. y saldremos de esta como de otras . Vivirán y morirán los que les correspondan… ni más ni menos.
    Conciencia…. no pánico

  2. Muy bien Jose. Comparto tu reflexión. Pero hasta la catástrofe que estamos viviendo tiene su belleza. Como la que yo vive ayer No puedo describirte la sensación que experimente el ver nuestra preciosa Gran Via completamente desierta. Tuve que restregarme los ojos para comprobar que no era un sueño. Que aún me quedaba vida para inmortalizar ese momento fantasmal. Mágico.
    Cuídate y un beso a tus hijos

  3. Me está fastidiando mucho que en esta sería crisis que estamos, haya tanto irresponsable,egoísta y asesinos en potencia.
    Me refiero a los miles de coches (colapsando carreteras) que ayer salían de diferentes localidades , para pasar el fin de semana en segunda vivienda. Tremenda desobediencia y posible traslado y reparto del temido virus infectando a otras personas , en vez de estar recogidos en sus casas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.