Del pensamiento vertical y el pensamiento lateral

Si con ese título buscais en Internet, os encontraréis con un sinfin de tratados sobre el tema, en conjunto o por separado. Me pareció interesante y me adentré en el bosque encantado. Abrí algunos enlaces y los leí por encima. Me quedé con las definiciones más simples: el pensamiento vertical es el el pensamiento basado en la logica; el pensamiento lateral es el pensamiento basado en la intuición imaginativa. Que ambos se complementan como un buen maridaje no cabe la menor duda. Un científico busca soluciones a los problemas que se plantea utilizando únicamente ( o preferentemente) métodos lógicos. Pero el científico desiste de seguir investigando cuando se topa con una contradicción, y espera a que, pasado el tiempo, otro científico despeje le camino. ¿Cómo pudo suceder si ambos siguieron procedimientos lógicos? Sólo cabe una explicación: el segundo científico echó mano del pensamiento lateral, de la intuición. Ese eureka que todos alguna vez hemos escuchado cuando se halla una solución inesperada a un problema, es eso, es el resultado de una intuición afortunada.

Lo dicho quizá no sirva de mucho. No he pretendido dar una lección magistral sobre algo que ya se han vertido ríos de tinta, y si lo expuesto no os dice gran cosa, podéis informaros ampliamente con Google. Para mí, una cosa sí me ha quedado clara: si «el saber no ocupa lugar», quiere decir que sigue quedando espacio para saber más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.