El desliz

— Vamos, no es para tanto. Ya habíamos quedado en que la libertad entre ambos era superior a cualquier otro compromiso basado en el amor. Lo que ha ocurrido no es para que lo tomes en serio, fue una circustancia muy especial, yo estaba completamente ofuscado con aquella mujer. Ella se mostraba solicita y me fue imposible sustraerme a sus encantos. Sí, fue una noche loca en la que me olvide de todo aquello que estaba mal y qué tú no podrías aceptar, pero nuestro amor está por encima de todo y lo sucedido es agua pasada. Te prometo que no volverá a suceder, sabes que te quiero y respeto nuestro compromiso de ser exclusivamente el un para el otro . Olvídalo, cariño, sólo ha sido un desliz de un hombre equivocado.

—No te preocupes, cariño, lo único que puedo decirte es que te vayas a tomar por el culo.

3 respuesta a “El desliz”

  1. Pues no hay nada como hablar en Román Paladino , seguro que la última estrofa la entendió perfectamente y …… es que donde se ponga una buena explicación que se quite una buena o mala discusión.
    Dicen que uno de los principales privilegios de ser un poco mayor es decir lo que te dé la gana .
    Un abrazo .

  2. La facilidad que nuestros amigos españoles tienen para correlacionar paremias con lecturas, haría debatirse a Esopo y Samaniego sobre la utilidad de lo suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.