El poema del horror

Estoy desolado, el poema «Posesión»sólo es, o pinta, un cuadro de posesión sexual llevado al extremo del paroxismo amatorio. ¡Qué fenómeno!, habrá mujeres que echan de menos un macho así. A otras les asustará, sin duda, la posibilidad de encontrarse a un carnívoro salvaje así en la cama. Todo parece que el posicionamiento general, público y privado de los lectores, es circunscribirse a una imagen: la de un acto sexual extremo. Me salvo, algo, cuando Elsa habla de metáforas. ¡Claro que es una metáfora en su conjunto!. Pero no un conjunto de metáforas Amor/Horror que lo convierte en una hipérbole.

No voy a repetirme, ya me excedí en explicarlo. Sólo añado una cosa: si los poemas hay que entenderlos al pie de la letra, entonces la poesía es una prosa mal escrita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.