El sueño

¿Qué me dice usted, señora.

que soy el hombre de sus sueños?

Y no le parece que a deshora

lo suyo son vanos empeños?

¿Qué podemos hacer si duerme

y de pronto se despierta

y comprueba al no verme

que dejó cerrada la puerta?

Esta noche la deja abierta

y el sueño no será tal sueño.

Le prometo que será cierta

la idea de ser su dueño.

Luego, ya podrá pensar

si entre sueño y sueño

si supe bien o no follar.

JDD. (Febrero 2021)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.