El suicidio como excusa

Esta carta, que incluyo, la escribió Andrés, un joven que fue objeto de acoso por sus compañeros del colegio y en otras circunstancias. La escribió para justificar por qué se iba a suicidar, algo que sucedió.

Es imposible ponerse en la piel de Andrés y mostrar empatía con su decisión; sólo si hemos padecido de algo así, siendo cada caso independiente y no identificable como el resultado de un síntoma.

Andrés tomó esa decisión en uso de su libre albedrío, aunque empujado por las circunstancias. Se puede pensar que Andrés fue un cobarde, que su decisión no estaba justificada, que la vida le iba a reservar mayores pruebas. Se puede pensar que Andrés era un mitómano, que creyó reivindicar un papel de héroe y que, al fin, todos hablarían de él y que su testimonio serviría para acabar con el acoso en todas sus formas.

Cada uno de nosotros puede adjudicarle a Andrés una razón para su decisión. Pero Andrés está muerto por voluntad propia, y sólo él, si pudiese, nos podría explicar qué le empujó a suicidarse. La carta es previa, obviar las faltas de ortografía y tomarlo como un relato literario, sólo eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.