El tren a ninguna parte

El tren está parado en la estación, no en vía muerta, está esperando que su máquina lo ponga en movimiento o por alguna razón más. ¿Por qué lleva parado tanto tiempo? No se sabe, quizá está esperando a un pasajero importante que se ha retrasado. ¿Y por qué se puede haber retrasado ese pasajero? La causas son múltiples, apuntando algunas, puede ser porque el vehículo que le llevaba a la estación se averió en el camino, o porque algún imprevisto le retuvo en casa. Habría de ser muy importante el pasajero para que el tren retrasara su salida: un rey, un presidente del gobierno… No se ve que estén mecánicos operando en el tren, así que no es la causa una posible avería. Pero el tren tiene asignado un destino, de lo contrario lo habrían situado en vía muerta. Ya lleva días, meses, años en la misma situación. El tren ya muestra deterioros por el paso del tiempo, nadie lo mantiene, y lo sorprendente es es que a él siguen subiendo pasajeros sin preocuparles que ese tren lleva mucho tiempo sin ponerse en movimiento. Lo sorprendente, también, es que no termina de llenarse. El fenómeno debe tener una explicación no fácil. Hay sucesos que escapan a toda comprensión, pero que existen, no en los sueños, no en la imaginación, sino en la vida real, y convivimos con ellos sin pedir que nos los expliquen o buscar nosotros mismos su razón de ser. Es así que vivimos inmersos en esa nebulosa del desconcierto, de la ignorancia , del a mí que me importa. Y todos, absolutamente todos, nos subimos a ese tren a ninguna parte, aunque todos, absolutamente todos, creamos en su destino.

2 respuestas a «El tren a ninguna parte»

  1. Conozco a un amigo ferroviario que ha pasado muchos años viendo muchos trenes pasar , muchas veces , me confesó un día y me dijo aquello de y yo cuando me subiré en uno de estos ?
    Un buen amigo le dijo con mucho afecto y cariño que seguro ninguno de esos trenes era el suyo , no de propiedad , si no de destino . Le dijo más , a ti donde te gustaría ir ? El respondió que ya todo le daba igual , me da igual al norte que al sur , dijo esto el ferroviario y añadió , pero me gustaría que fuese en primera !! Jejeje le contesto su amigo , lo importante no es la clase si no el destino .
    Hoy pienso mucho en mi amigo ferroviario , y se que le preocupa el destino , claro que si .
    Yo desde aquí le deseo que su destino sea la paz , el sosiego , la satisfacción de haber hecho mucho y bien por los suyos y por los demás también .
    Yo le recuerdo a mi amigo , a ése ferroviario duro y curtido , noble y de buen talante que tenga siempre genio y figura hasta …. el final de su viaje .
    Un abrazo grande Don José.

  2. Que cierto es y más ahora en este estado de la llamada NUEVA NORMALIDAD… que no es más que eso que dices… subir al tren que sea o al que nos guíen con falsas manipulaciones y al que jamas llegaremos a ningún sitio….
    Que triste ver cada vez más a la gente sin rumbo o con un rumbo marcado, impuesto y manipulado que solo nos llevará a una vía muerta….
    Aplaudo tu reflexión… ojalá la gente despertara y reflexionara más…

Responder a Monica Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.