Esa cosa que llaman navidad

Que no soy creyente, ya ha quedado acreditado en las ocasiones que la oportuniad me ha brindado a lo largo de la vida. No ser creyente no significa que esté en contra de los que creen y por ello los desmienta o desacredite sus creencias. No soy beligerante manteniendo que sólo yo tengo razón, mi postura es de un convencimiento para uso propio. Ya me libro de predicar mi evangelio buscando acólitos; son libres de creer lo que quieran y no acepto que me tomen como objetivo de proselitismo alguno.

Digo lo anterior porque, sin remedio, participo en celebracones religiosas, como La Navidad, Semana Santa, fistas de las diversas Virgenes locales o nacionales. Mi forma de participar es dejarme llevar de la costumbre, no haciendo un aparte con la familia o con mis convecinos, con alardes de oposición a sus creencias.

Bien venida La Navidad cada año, que permite reunirse a las familias, comer mejor que de costumbre e intercambiar regalos. Si no existiera habría que haberla inventado.

2 respuestas a «Esa cosa que llaman navidad»

  1. Pues solo me queda una cosa para esa cosa llamada Navidad , feliz Navidad!!
    Un abrazo Jose , que nos veamos muchas de ellas con o sin creencias .

  2. En realidad la Navidad es «solo» la celebración familiar y anual del nacimiento de un Señor que vino a llamarse Jesús de Nazaret. Él dijo muchas cosas pero que pueden ser resumidas en un par de Principios facílmente entendibles.
    HUMILDAD= Cree en «Algo» más grande que tú.
    AMOR= No le hagas a nadie lo que no quieras que te hagan a tí.
    Es decir, dale a los demás lo que quieras que te den a tí.
    Con ésto, creo que no hace falta «creer» en nada más. Lo demás son argumentos intelectuales que cambian con el tiempo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.