Ha de ser entre dos

Invito a una fémina a seguir el relato. Se supone que es un diálogo entre un hombre y una mujer. Después de hablar él, ella deberá responder. Se espera una concordancia de estilos, pero con la sensibilidad que os supongo, no os será difícil. Además, un hombre nunca podrá interpretar el alma de la mujer, salvo que ambas se rompan y se mezclen sus pedazos. Sólo publicaré aquello que me autoricéis. Por supuesto, se publicarán todas las aportaciones, firmadas o no.

–Si quieres, nos vamos al prado, la hierba está alta y fresca, será como un colchón nupcial hecho de hebras de viento, de hilos de fantasía. No podíamos esperar menos para consumar el deseo, que el amor ya encontró rosales de pétalos y espinas. Podremos yacer desnudos y sentir que mil ángeles nos acarician, sin ningún dolor, sin ninguna mirada ajena que nos turbe. Por encima, el sol aplastara nuestros cuerpos sin dejar resquicio para el aire. Me gustaría pensar en ese encuentro como el más importante de nuestras vidas, pues ya no habrá otro igual; cuando se rompe el alma, ya nunca más se ha de recomponer. Y cuando la luna empuje al sol para ocupar su puesto, nos levantaremos y nos iremos dejando atrás la huella  impresa en una tierra que ha de ser fértil. Después, el amor ocupará su puesto, pero no será igual. (José)

–Sí, mi amor, ardo en esos deseos de los que hablas. Hemos llegado hasta aquí sin profanar el templo, sólo dedicado a los dioses, y ya es hora de que tomes posesión de él y los desalojes, porque tú eres mi único dios. Me harás sentir que el viento nos pertenece, que el sol nos arropa, que la hierba cede como espuma de mar bravo, y yo le gritaré al cielo cuánto te amo. (anónimo)

Nota: Animo, más aportaciones, femeninas o masculinas, esto no ha hecho más que empezar

***

Pues, Jose ¿de verdad crees que este engendro que has propuesto tiene continuidad? ¿Estás tan seguro de tus lectores que, por complacerte, van secundar este despropósito cursi que te cagas? No digo yo que no haya personas que se le ablanden las carnes con estas manifestaciones de amor sublimado y, por un momento, se sientan protagonistas y hasta tengan orgasmos incipientes. Soy tu lector intermitente y, o estás de guasa y provocador, o la demencia senil causa estragos en las mentes más firmemente cabronas de la literatura, cual venía pensando que tú podías ser un exponente. Si alguien lee, por curiosidad, que tampoco es obligado, el diccionario de la RAE, y según que edición, porque es común actualizar el software del ordenador, pero aún se consulta el diccionario que guardamos por ahí como herencia de algún bisabuelo (bisabuela sería difícil que lo utilizara años ah), el de autoridades  última edición, define los cursi como

«Dícese de los artistas y escritores, o de sus obras, cuando en vano pretenden mostrar refinamiento expresivo o sentimientos elevados»

En vano, no sé si siempre, pero la definición viene al pelo de lo que gloso aquí.

No me extraña que a la que comentó tu post,  Elsa, se le bloquearan las neuronas al leerte, y al futuro que tú enmarcaste en tu escrito, a ella le pareció que para qué dejarlo para después, y que nada mejor que el presente para consumar lo que, a todas luces, no era más que una proposición para llevarla al huerto, o al prado. No quiero ni imaginarme, si en sintonía con lo que habías propuesto, alguna mujer se habría atrevido a definir su orgasmo. O sí,: mariposas, lucecitas, estrellas, chorros de lava, qué sé yo de lo que se es capaz para describir lo que es un polvo sin tomar previamente LSD.  Si te he cortado el rollo, pues lo siento, yo también soy libre cuando escribo. Victor Gómez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.