La mascarilla

Maskenpflicht, Máscara, Persona, Icono

No veo la televisión, no oigo la radio, no leo los periódicos, no comento las noticias con allegados o amigos, salgo lo imprescindible de casa y ya tengo una impresión de lo que sucede. Toda la gente, absolutamente toda, porta una mascarilla que oculta parte del rostro. Yo también, por supuesto. ¿Es sólo aquí, en la zona donde vivo, en la provincia donde vivo, en la nación donde vivo, en el mundo donde vivo? No lo sé, pero si es así, ¿qué está sucediendo? Me dicen en casa la familia que es por la pandemia, una enfermedad contagiosa que mata. La mascarilla, dice mi familia que es una obligación impuesta por el gobierno, para evitar ser contagiado o contagiar a otros. Me cuesta creerlo, que todo el mundo lleve una mascarilla, una prenda nueva a añadir a la ropa interior, pantalones o falda, cualquier prenda de vestir. Supongo que ya han surgido tendencias, modas, diseños originales, algunas con brillantes o piedras preciosas. ¿Quién con dinero o fama se resiste a llevar una mascarilla uniforme? En cualquier caso, la uniformidad de los rostros es una realidad. Detrás de las mascarillas se ocultan las caras. De los ojos, al descubierto, se puede adivinar algún rasgo de la persona: emociónese, incredulidad, indiferencia, atención, interés por ver en la lejanía. Si son el espejo del alma, quizá es un exceso, pero sí dicen mucho de la persona. Antes de llevar mascarilla, las personas se definían por otros rasgos: feas, guapas, jóvenes, viejas, ahora todas se ocultan detrás de la mascarilla. Apenas si nos fijábamos en los ojos. Y algo que la mascarilla no ha podio ocultar: la despersonalización del individuo, con un denominador común, el miedo a la enfermedad y a la represión de los que gobiernan.

Si algún día todo esto acaba, y ya nadie lleve mascarilla, nos sorprenderá que los individuos nos resulten desconocidos, quizá hasta echemos en falta una prenda que por un tiempo ocultó aquel rasgo que nos avergonzaba, algo así como si se impusiese la moda de llevar el culo al aire.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.