Más sobre «El cuento de la criada»

Escribí sobre esta serie allá por el otoño de 2017, que a continuación reproduzco, y porque terminó la primera temporada y acaba de comenzar a emitirse la segunda. La novela que ha inspirado la serie, «The handmaid´s tale» de la autora Margaret Atwood, es, con todo, más digerible que la serie. Seguramente porque fue escrita por una mujer, que de haber sido tan extrema como la serie, habría sido tachada de monstruo hasta por las feministas más radicales.

Los guionistas, productora, director de la serie se están pasando no uno, cien pueblos con esta segunda temporada. La serie ha dejado de ser distópica,  para  ser infernal. Se ve la mano usurera que sólo ha pensado en el impacto en forma de ingresos por su comercialización. Que haya público que no duerma esperando el siguiente capítulo, a ser posible más terrorífico, me lo creo; yo soy uno de ese público. Pero yo, al menos, la veo con la perspectiva crítica del que es conocedor, y ha usado, del tremendismo como llave infalible para atraer, como la mierda, a las moscas. En mi descargo el no haber obtenido un euro ni haberlo pretendido. La serie la podéis ver, hasta os la recomiendo. Veréis de lo que son capaces las industrias del entretenimiento para forrarse a costa del dolor ajeno en forma de masoquismo, para, después de sobrecogerse, decirle a los amigos: «¿Estáis viendo la serie El cuento de la criada» Lo podéis descargar de Internet gratis. Es la serie mejor que he visto hasta ahora». Y puede que tenga razón.

***

Estoy viendo una serie sorprendente. Usan relato distópico, significa que la utopía es llevada al extremo, y es dañina en lugar de benéfica, al menos eso nos parece. Pero yo tengo mis dudas sobre si es conveniente por inevitable. El marxismo, los fascismos, los totalitarismo de todo pelo, y hasta las religiones, todos tienen algo o mucho de distópicos, tratan de beneficiar a sectores de la humanidad, luego los métodos  pervierten los fines. Llevaron sus utopías a extremos difícilmente digeribles.

En el caso que me ocupa, la alternativa no es tan clara como para sustituir el utópico medio para conseguir el fin. El mundo se muere y no lo regenera la vida. No importa decir la causa, todos, en alguna ocasión, hemos pensado que ese será su fin. En este caso, el síntoma es la casi nula fertilidad de las mujeres. Ante esa situación, los fundamentalistas de la vida se deben creer destinados por dios para poner remedio a la desaparición de la humanidad. Las pocas mujeres fértiles no pueden ser libres de elegir, son un objeto preciado que hay que preservar para el único fin que interesa. Se llega, incluso, a comerciar con ellas con países deficitarios, a cambio de otros productos esenciales. Esas mujeres no pueden elegir algo tan simple como el macho que las ha de fertilizar, esa función se reserva, discrecionalmente, a los altos cargos que gobiernan. Hasta la fertilización es aséptica, carente de sentimientos ni expresiones de gozo, no hay pasión, está prohibida. Las esposas de los gobernantes son estériles. Cada una tiene un criada fértil a la que su esposo fertilizará. Es su privilegio. Nos suena eso a los actuales vientres de alquiler? Con suerte la criada queda preñada y se le retirará el hijo al nacer. La desafección o el fracaso se paga con la deportación o la muerte.  Ese niño es del matrimonio, que habrá, así, alcanzado el fin que la sociedad le demanda.
Por supuesto que la serie introduce un factor que la humaniza y da alas al feminismo. Una de esas criadas se revela, pero no sé qué ha de conseguir, no se vislumbra en las capítulos que llevo vistos. Tampoco importa para ya tener la reflexión que me lleva a la duda de la que hablaba antes. Ante una situación límite, ¿cualquier fin justifica los medios?
Probablemente en la serie no será así y se buscará la forma de condenar esos medios, lo contrario supondría un escándalo inadmisible, incompatible con la hipocresía que todos estamos obligados a observar. Y es fácil. La ficción está ahí para ser manipulada, la realidad, si la llegamos a vivir, nos indicará qué métodos son necesarios para corregirla. Espero no vivirla.

La serie es The handmaid’s tale o El cuento de la criada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.