Saber o comprender

Hoy discutía en casa con alguien que me es próximo sobre un tema recurrente: ¿causal o casual? Se refería a si somos producto, Universo incluido, de la casualidad o que algo o alguien tiene que haber creado este orden. En la discusión yo parto de que no existe tal orden, que todo en el UNIVERSO tiende a la autodestrucción y su existencia es casual. Mi interlocutor niega tal cosa, por lo que ya tiene la primera piedra para edificar el edifico de su causalidad. Que todo es casual no necesita ser demostrado, no así lo que se afirma como causal. Quien esto sostiene, como no quiere parecer un predicador, ese algo que ha diseñado este supuesto orden tiene que ser algo o alguien inteligente, sin ponerle nombre, y menos llamarlo Dios, que descalificaría su epistemológico sostén: verdad, creencia y justificación, elementos esenciales para que el pensamiento sea válido. ¿Qué verdad? Unicamente la que impulsa la fe y las posiciones de algunos científicos apócrifos, por cuanto no se identifican con la doctrina religiosa y van por libre. ¿Qué creencia? La que ha sido formada por las persuasivas aseveraciones de visionarios, que sin pudor parecen ser los elegidos para iluminar las conciencias. ¿Qué justificación? «Es que si no existiera el principio de causalidad, nada tendría sentido», responden como si esa aseveración fuese a misa, sin discusión posible. Llegados, pues, a señalar la debilidad en la que sustentan su pensamiento, poco o nada se puede argumentar en contra. Están tan persuadidos de tener razón, que si yo propongo se discuta sobre el principio de la casualidad, se me negará la insostenibilidad de tal postura, porque, dice mi interlocutor, tú lo que no aceptas es la posibilidad de yo estar en lo cierto, eres un negativista destructivo, no sólo niegas toda realidad o creencia, sino que no aportas ninguna idea sostenible. Y aquí se acaba la discusión. Yo me repliego, me voy a mi cuartel de invierno, donde, al menos, puedo mantener mi cabeza fría.

2 respuesta a “Saber o comprender”

  1. Yo en particular no creo en las CASUALIDADES, creo en que hasta la más mínima cosa como que dos personas completamente opuestas y con ideas y creencias distintas ….Tal el blanco más blanco al negro más negro…. Se unan en un momento de sus vidas para complementarse, para aprender el uno del otro desde el respeto por las ideas propias ….
    Aquí hemos venido para aprender y solo nos iremos cuando creamos que ya no tenemos nada más que aprender….
    Así que mientras tanto, cada día , con su luz nos propone alguna forma de aprendizaje… Y pone en nuestro camino cosas, personas o circunstancias que aunque rechacemos, solo están ahí para que crezcamos….
    No rechacemos a nadie que opine diferente, solo escuchemos y debatamos…
    No rechacemos cosas que no nos gusten, solo saquemos de ellas lo que mejor nos venga.
    No rechacemos vivencias, circunstancias, enfermedades, solo intentemos sacar de ello cuál es la enseñanza por la que se producen.
    ESA ES LA CASUAL FORMA QUE TIENE ESTA VIDA DE ENSEÑARNOS.
    Es solo mi humilde opinión….

  2. Pues yo solo me atrevo a decir que para gustos colores .
    Respeto y más respeto , lo que piensan de una forma y los que piensan de otra , ni creo en la verdad absoluta .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.