Sigo rescatando el pasado (2002)

Aportaciones mías en aquel foro. No incluyo comentarios de los compis porque no dispongo de su autorización.

Esto debe ser como si un elefante entra en una cacharrería. Pero me temo que en este caso no habrá ruido. El silencio monacal que acompaña, por lo general, a todo intento de llamar la atención con cualquier tipo de  texto, está aquí tan instituido, que nada podría alterarlo.

Quizá por eso, me he dicho: «Envía algo que rompa la monotonía, y comprueba si es que están dormidos o de vacaciones. Pero si te responden: José, esto que envías es una porquería, entonces es que están en la digestión pesada de tanto texto excelso»

DE TU INTERESADA PRESENCIA

Mi escepticismo me puso la venda antes de recibir la herida

Y AHORA QUE VUELAS SOLA, CON TUS PROPIAS ALAS

Mi soplo álgido te huele fétido

ME VERAS, EN SUEÑOS INCONCLUSOS,

Llamarte puta desagradecida

PERO TÚ SEGUIRAS ABRIENDOTE DE PIERNAS

Como paréntesis de la buena literatura

PORQUE NO SABES DISTINGUIR EL GENIO

Del deseo reprimido por la ausencia.

TAMBIEN LAS AVES MUEREN CAYENDOSE DEL CIELO

Especialmente si el cielo ciega los ojos

Y YO YA NO ESTARÉ ALLÍ PARA RECOGER TUS PLUMAS

Para  hacer con ellas tu lecho de muerte

PERO ES IGUAL; ALGUIEN SE HARA CON ELLAS UN PENACHO EN LOS TESTÍCULOS

Y tú te sentirás satisfecha de haber muerto por amor.

Escrito allá por el 2003

Callas

¡Callas!

Mejor te callas

Tu voz no tiene la fuerza

De otros tiempos

Ya no nos llega

Al corazón.

¡Fuera, fuera!

¡Crudel! (Cruel)

“Ho dato tutto a te” (Te lo he dado todo)

Bueno ¿y qué?

Ya te aplaudimos

Te llamamos Divina

Estamos en paz.

Sto andando a morire , ma da chi? (Voy a morir, pero por quién’)

Muere por ti

Ya te aplaudiremos luego

Recordándote.

En el corto tiempo que llevo en este foro ya he podido hilvanar una conclusión, obviamente, sólo válida para mí:

Aparte los anuncios comerciales, lo que por aquí prevalece es un tipo de literatura minimalista. Supongo que los compis reservan sus producciones más comprometidas para los grandes retos editoriales. El caso es que el color dominante lo imponen nuestras damas con sus besos que apuntan lengua, pero sin llegar a penetrar. Yo leo todo, que eso quede claro, pero quiero que quede igualmente claro que tan pronto lo leo, lo borro (mi psicopatía del clic). Confieso que me asusta tener mi ordenador lleno de esas psicofonías y que, de pronto, puedan reaparecer como almas en pena al fondo de un concierto de Bach, mi música ambiental preferida. Lo que sí siento, a veces, es conmiseración por esas almas del lamento diario —a veces dos y tres—, pero no sé de dónde proceden ni cómo llegar a ellas con mi consuelo.

Y luego, como contrapunto a esas odas frustradas, los que nos obsequian con esa literatura esquizofrénica que no sé qué pretende, si joder las neuronas del lector desprevenido o marcar territorio. Los leo, pero también los borro. Creo que ya esta bien con los minutos de gloria que les concedo.En fin, no quiero extenderme más. Y el caso es que detecto gente de gran valía, y no sé si pensar si será su forma de decir: «lo mío son perlas y vosotros los cochinos». Me consuelo, porque del cochino se aprovecha todo, y las perlas sólo sirven para hacer collares.

Como un suave masaje para la mente, incluyo, ex novo, esta pequeña maravilla, por cortesía de Elsa, que viene a decir: somos humanos porque existen estos humanos

http://www.josediez.com/wp-content/uploads/2019/05/TOCATA-Y-FUGA.mp4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.