Soliloquio

Ven y cuéntame tus penas

compartidas serán menos

las que aflijan tu corazón

yo te daré el consuelo

que para mi no tengo

y si consigo alibiarte

quizá me llene de gozo

y justificada mi existencia

Mi penas serán otras

a la espera de un amigo

que las quiera compartir

y si no fuera posible

moriré con ellas

y todo habrá acabado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.