Soliloquio

Cierro los ojos, no me gusta lo que veo, busco refugio en la esperanza y los abro, todo sigue igual.

Hoy lo doy por perdido, busco refugio en la esperanza esperando que mañana todo haya cambiado. Si no es así, cerraré los ojos y esperaré una señal. La señal deberá atravesar mis párpados, sólo así los abriré.

Mientras hoy aún existo, mañana no es seguro. Puede suceder que nunca más abra mis ojos para comprobar que mi esperanza era fundada. Tampoco si valió la pena que amaneciera un nuevo día.

¿Y ayer? Ayer esperaba que hoy todo cambiara, no pensé en el pasado mañana. ¿Qué tipo de suerte he tenido que exista en el hoy para vivir la frustración de comprobar que todo sigue igual?

Voy viajando en el tiempo hacia atrás, y mi recuerdo no me lleva a un día que haya quedado gravado en mi memoria, seguro que quise  que pasara al día siguiente con la esperanza que todo fuese distinto. 

Con un pasado que no me gusta, con un hoy que no me gusta, con un mañana que no es seguro exista para comprobar que, al fin, todo ha cambiado, sólo le pido a la vida una respuesta: ¿tampoco yo te gusto? Si es así, no seas cruel y acaba ya.

10 respuesta a “Soliloquio”

  1. Querido Jose, en este escrito irradias una desesperanza inaudita. No dejes que te engulla del todo. Mi natural empatia hace que me apene de ti. Pero como sigo siendo la sempiterna (Dios que cursi) aprendiza de la vida, me encuentro con escasa autoridad para aconsejarte. El ser humano es feo (si lo comparamos con el reino animal), y malvado. Pero hay excepciones. Y mientras las encuentro; invento su existencia. Y mientras lo hago; vivo.

    1. Coño, Paca, qué susto! Estaba por encargar unas novenas por tu alma y, de repente, hoy siento un poco de alegría. Bueno, que me alegro de tu vuelta a este redil donde, por lo visto, alguna compañera ya está, en privado, rezando por mí… desesperanza inaudita. No es para tanto. Cierto es que dentro de un mes cumpliré 80 años, una edad que se presta a hacer balance. Mi balance, siendo algo riguroso conmigo mismo, es qué mierda he venido yo a hacer a este mundo si no he conseguido pararlo. En fin, siempre hay alguien que le pone un poco de vaselina, será para dejarse joder sin dolor.
      No me dejes sin avisar.
      Un beso

  2. Cuanta soledad se vive en unas horas de insomnio, infinitas, y cuantas imágenes llegan sin ser llamadas; créame usted, los recuerdos desvelan más que el café. Pero yo, como el poeta argentino le digo : “compañer@ usted sabe que puede contar conmigo, no hasta dos ni hasta diez-diez, sino simplemente contar conmigo. Si otras veces me encuentra hurañ@ sin motivo, no piense !que flojera! Igual puede contar conmigo.”
    No fenezca, por favor, al hastío. Quizá en el momento de su insomnio, yo pude estar también en algún andamio del más oscuro tedio, y ahora estoy aquí reiterando que existo. Hace unos días, su musa expresó : Pero es bueno vivir el día a día, si tenemos en cuenta que ninguno de nosotros tenemos planes a futuro… Por eso mismo, compañer@ deje al insomnio morar de vez en cuando entre los vivos, que para dormir queda la eternidad cautiva en un suspiro.

    1. Dulcinea? Bonito nombre para cuando me disfrace de Quijote. Me gusta Vesta. Con Vesta los recuerdos son todos amables. Antaño hasta te dedicaba poemas, en mi estilo, pero poemas. De uno de ellos extraigo esto que creo que resume tu existencia, si no te gusta, tengo otro.

      Vesta, hoy ya tu fuego
      Se extingue en mil pavesas
      Con la pérdida de mil purezas.

      Vesta, ahora tu Universo
      Sólo es pasto de los hombres.
      Y tu alma recoge velas
      Varada estás por el tiempo
      A merced de los carroñeros
      Mientras se miran contentos
      Los malditos agoreros.
      (JDD 2001)

      Agorero, quizá, pero contento, de ninguna manera.

  3. Me voy más allá, entre el recuerdo y la sonrisa. Tal vez en 2001 ese fue el panorama, luego llegó un tornado y arrasó con ese momento. Después, hice correr a los carroñeros, los confine a otro espacio. El ahora es diferente. Solamente me mezclo con homúnculos y drowes. La pura vida !!

  4. Ja,ja,ja. Entiendo que reces por mi.Nada que objetar. No tengo tiempo de estar en las redes sociales. Aparte de trabajar mucho en mi (espero) próxima novela, imparto clases de teatro y estoy empeñada en que Ángel Gabilondo sea el próximo presidente de la Comunidad de Madrid. Esto último me lleva mucho tiempo. Por lo demás felicitarte por tu 80 cumpleaños. Un abrazo.

    1. ¿Sabes lo que pasa cuando se escribe una novela cuando la anterior está aún caliente? Debe ser parecido a quedar preñada después de cortar el cordón umbilical al hijo que acabas de tener; sentirte jodida, pero contenta.(1)
      (1) Este pensamiento lo tengo patentado.
      Modérate, Paca, que para pasar a la historia te has de morir, una putada, así que no vale la pena.(2)
      (2) También lo tengo patentado
      80 años, gracias a la vida, que me ha dado tanto, lo que no sé es si se lo debo o fue un regalo.
      Bueno, sigue con lo tuyo, pero si te metes en política, quizá te retire mi amistad.

  5. ¡Pero Jose, si llevo en política toda mi vida!. Es mas, no concibo la vida sin ella. La vida es política. Pero estas en tu derecho de retirarme hasta la palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.