¿Vivimos de paso?

«La muerte sólo es la puerta que se abre a otra vida». Es esta una frase que se oye con frecuencia pronunciada por personas cuerdas. Se le nota seguridad al pronunciarla, nunca dicen «quizá». No pidas más explicaciones, si no quieres que el dicente tuerza el gesto. A partir de ahí, apenas si queda camino que recorrer, no te esfuerces en contradecir tal aseveración o serás considerado un negacionista sin fundamento. Y tienen razón, porque si yo pretendiera negarle, tendría dificultades, las mismas, que él para afirmar lo contrario. «No está probado», puedes decir con cara de idiota. «Tampoco lo que tú niegas», dirá él otro con la seguridad de saber que no se le puede discutir. El tema queda en tablas, aunque siempre hay alguien que se considera ganador en su íntima consideración, pues no lanza ninguna campana la viento de la victoria.

Digo lo anterior porque tengo que reconocer que mi contrincante tiene muchas posibilidades de estar en lo cierto. El se apoya en testimonios más o menos apócrifos que aseguran otra vida después de la muerte. Y tú, que no dispones de ninguno para poder negarlo, has de admitir que puede tener razón. Sea como sea, me dará la oportunidad de tener una ligera esperanza en un momento de mi vida que le veo las orejas al lobo, como se suele decir cuando esperas que el lobo puede estar cerca. Pero también quiero que quede claro que no me bajo del burro y sigo creyendo que lo que que me queda es lo que me me quede, y a otra cosa, mariposa. Con la humildad propia del que no piensa en otra cosas que al recordar la frase bíblica que al parecer Dios le dijo a Adan cuando lo creo: «»RECUERDA QUE POLVO ERES Y EN POLVO TE CONVERTIRÁS” (Génesis, Cap. 3, Vers. 19), lo único que yo pudiera decir es que eso es lo que parece que ha de suceder, y a lo que añaden los exegetas de las «Sagradas escrituras», que se adjudican el don de interpretar a Dios, que eso nada tiene que ver con el alma inmortal, pues yo me encojo de hombros preguntando o preguntándome: » qué es el alma». Todavía no encontrado una respuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.