Y la muerte tendrá que esperar

Hoy los médicos me comunican que estoy libre del cancer. Esta noticia, que me debería causar una alegría desbordante, la he tomado con absoluta frialdad. Ya me había hecho a la idea de que mi futuro se contaba por días, y estaba preparado. Y ahora qué? Me pregunto. Ahora me tocará esperar a un nuevo aviso, suponiendo se digne avisarme. Alguien se siente feliz porque no vislumbra su fin? Es como coger un tren y no saber adónde te lleva, pero si que se ha de parar en cualquier instante. Dicen los bien pensantes que disfrute del momento, pero la vida está hecha de momentos, y de ninguno tienes noticia previa, por lo que resulta inútil tirar las campanas al vuelo, es por eso que recibo con alegría contenida la noticia de hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.